• Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

El Observatorio de Izaña es reconocido por la Organización Meteorológica Mundial como una estación centenaria de gran importancia para el estudio de la variabilidad climática natural y el cambio climático

 

El Observatorio de Izaña es ya oficialmente una de las estaciones centenarias reconocidas por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) por su importancia en el estudio de clima y el cambio climático (click derecho en cada imagen para su descarga).

El 5º informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPC) confirma que es muy probable que la influencia humana haya sido la causa principal del calentamiento observado desde mediados del siglo XX. La evidencia de esto ha crecido gracias a más y mejores observaciones, a una mejor comprensión de la respuesta del sistema climático y a los modelos climáticos.

Las observaciones a largo plazo, y en particular las de las estaciones de observación que proporcionan datos continuos durante 100 años o más (estaciones de observación centenarias), son cruciales para documentar y analizar las variaciones a largo plazo del clima de la Tierra en un amplio rango, de años, a décadas o siglos, útil para la investigación y los servicios climáticos.

En la reunión del Consejo Ejecutivo de la OMM de mayo de 2017 se reconoció un primer conjunto de 60 estaciones centenarias en todo el mundo, con el fin de poner de relieve su papel y ayudar a los países miembros a mantenerlas, ya que algunas están en riesgo de cierre o de pérdida de las normas básicas de observación. De estas 60 estaciones reconocidas por la OMM, cuatro son españolas, y una de ellas es la del Observatorio de Izaña en Tenerife.

La enorme importancia de las series de datos de Izaña se debe varios factores:  la enorme calidad de las observaciones, a que son observaciones ininterrumpidas durante ya más de 100 años, salvo muy cortos periodos de tiempo debido a problema logísticos y de infraestructura, y al emplazamiento excepcional y privilegiado del Observatorio.

El hecho de que el Observatorio de Izaña esté situado en alta montaña, en un lugar remoto del Atlántico Norte subtropical, y por encima de la inversión de temperatura asociada a los vientos alisios, hace que sus observaciones sean representativas de las condiciones de fondo de la baja troposfera subtropical, y por lo tanto representativas de una enorme región que abarca el cinturón subtropical del Atlántico Norte. Es decir, las variaciones estacionales, interanuales e interdecadales de sus registros dan cuenta de la variabilidad climática natural y del cambio climático en el estado más puro posible de la troposfera libre subtropical en el Atlántico Norte. Esto es un valor añadido frente a otras estaciones centenarias cuyos registros están muy afectados por condicionantes locales y regionales, o por cambios del entorno en las últimas décadas.

Las series largas de temperatura (Figura 1) están siendo utilizadas para conocer aspectos de las variaciones interdecadales en la atmósfera, así como para valorar el calentamiento global que se hace especialmente patente a partir de la década de los 80.

 

Figura 1; Serie de 101 años (1916-2016) de temperatura media anual (°C) del Observatorio de Izaña. Pinchar en la imagen para bajar una gráfica a mayor resolución.

 

La serie de precipitación (Figura 2) nos permite conocer, además de las variaciones interanuales e interdecadales y su relación con índices climáticos, cambios en la estacionalidad y la intensidad de la lluvia, así como en la distribución de los periodos secos y húmedos.

 

Figura 2; Serie de 101 años (1916-2016) de precipitación total anual (mm) del Observatorio de Izaña. Pinchar en la imagen para bajar una gráfica a mayor resolución.

 

La serie larga de presión atmosférica (Figura 3) es un excelente indicador de las variaciones interdecadales en intensidad y posición que han experimentado los grandes sistemas de presión sobre el Atlántico Norte (anticiclón de las Azores) y sobre el norte de África (anticiclón norteafricano), y que a su vez están moduladas por variaciones de largo periodo de la temperatura del océano Atlántico.

 

Figura 3; Serie de 101 años (1916-2016) de presión atmosférica media anual (hPa) del Observatorio de Izaña. Pinchar en la imagen para bajar una gráfica a mayor resolución.


La serie de humedad relativa (Figura 4), muy condicionada por las variaciones de temperatura, sirve para analizar un posible desplazamiento del cinturón tropical/subtropical hacia latitudes más altas.

 

Figura 4; Serie de 101 años (1916-2016) de humedad relativa (%) media anual del Observatorio de Izaña. Pinchar en la imagen para bajar una gráfica a mayor resolución.


La interesantísima serie de insolación (Figura 5) está permitiendo reconstruir series  de radiación y de espesor óptico de aerosoles, que a su vez se utilizan para ver el efecto en el clima de los aerosoles volcánicos (por ejemplo, las erupciones del Chichón y del Pinatubo) así como el impacto de los aerosoles antrópicos en la transparencia atmosférica dando lugar a los efectos conocidos como obscurecimiento y abrillantamiento global.

 

Figura 5; Serie de 101 años (1916-2016) de insolación anual (h) del Observatorio de Izaña. Pinchar en la imagen para bajar una gráfica a mayor resolución.


Estas series, que pueden ser descargadas a mayor resolución pinchando en ellas, constituyen un valioso Tesoro para los estudios del clima y del cambio climático en la región subtropical, región clave en la que se producen múltiples procesos de intercambio entre la región ecuatorial y latitudes medias, así como entre la troposfera y la estratosfera.